Una vez mas me encuentro aqui, entre mis pensamentos y el silencio de la soledad… una vez mas la cabeza me da vueltas y no logro conciliar el sueño. Me pregunto porque mi corazón no logra conformarse con el amor del hombre al que ahora amo y las cosas buenas que me da la vida a diario… por las noches mi corazón aún se entristese por un pasado que no volvera, y de hecho no quiero que regrese. Ahora todo es mejor… pero no logro entender por qué… por qué?por que la vida te hace perder cuatro años de tu vida en una relación que nunca va a llegar a nada, porque invertir sentimientos en alguien que no estara para siempre en tu vida… luche por un futuro juntos, por algo bueno para los dos y el se fue de mi vida con todo listo para una vida mejor, con la base de nuestro futuro solo que yo ya no estaba en el. y ahora… ahora yo estoy aca en el silencio de esta soledad una vez mas, no digo que mi vida no sea buena. Tengo un buen amor,tengo mi familia… pero mi futuro es tan incierto… un trabajo mediocre, una carrera a medio terminar, me siento estancada, con tanto miedos, miedo a la incertidumbre, a lo desconocido, a fallarme a mi misma si lo intento, ya no me siento capaz…no puedo visualizar mi futuro, miro hacia adelante y no veo nada en lo absoluto, simples hipotesis, simples supuestos…

Y el esta viviendo con otra mujer, en su propia casa, y tiene el trabajo que siempre quizo… no puedo simplemente ponerme feliz por él por que en el fondo me da celos, me da bronca que sea feliz a costa de todo lo que lo ayude a lograr. Pensar que fueron tantas noches de desvelo estudiando con él, escribiendo hasta que la manos me dolian, resumiendo sus libros para que tuviera tiempo de leer otros, esperandolo semanas enteras mientras el se iba de viaje a hacer los cursos siempre aguardando la hora para llamarlo y saber de él… Simplemente no puedo ser completamente feliz, porque no tengo nada de lo que habia soñado y aunque ya no quisiera que ese sueño sea a tu lado quisiera no estar así…

Advertisements

Mi mayor satisfacción, será mi dulce y efímera venganza. Se dará al estar frente a ti, sonreírte y no permitirte rozar mi piel. Mi mayor placer se dará cuando vea frustración en tus ojos al verme ir. Mi mayor dicha la obtendré cuando el tiempo pase y no sea odio lo que sienta por ti, sino un aborrecimiento que enardezca la única furia del olvido que ya no me hablará de ti, que no sabrá de ti, que te habrá dejado ir. Mi mayor satisfacción será poder decir “¿él? ¿quién es él?